Jordania: tan parecido y a la vez tan diferente (II) Mar muerto

Aquella primera noche en Manaba, un pueblecito cerca de Amman, la capital de Jordania, nos iba a hacer recordar lo que era dormir con manta. En este país el invierno existe como tal, y la mínima posiblemente estaría a unos 6-8 grados centígrados. Dormimos bajo el peso de unas mantas, ya tocaba recordar qué era el invierno, no sea que se nos fuera a olvidar.

Tocaba madrugar, aquella mañana pondríamos rumbo a Wadi Musa, la ciudad situada justo al lado de Petra, una de las varias maravillas del mundo (varias porque no sé cuántas hay), no sin antes pasar por el Mar Muerto. Es más, aquel día nuestro principal destino era el Mar Muerto y darse un baño en el mismo; decían, que podías sentirte como un corcho flotante. Habría que ‘verlo para creerlo’.

Sinceramente y con el frío que hacía al amanecer, no me cabía en la cabeza cómo es posible que hubiera leído comentarios por foros y páginas web relatando que la gente se baña en noviembre, diciembre, incluso todos los meses del año. Dentro de poco lo descubriría.

Tras un fuerte desayuno pusimos rumbo en nuestro preciado coche, y lo que nos costó conseguirlo (tiempo sobretodo). Resulta que la gente por estos países es muy ‘pilla’, muy lista, siempre quieren ‘hacerte la púa’, clavártela, y un largo etc. de sinónimos de engañar, o ver si cuela. Y es que el cabroncete del rent a car nos dio un coche el cual no funcionaba el mechero del coche, y si no funciona el mechero del coche, no funciona el cargador del GPS; y sin GPS en Jordania, estás jodido. Tuvimos que decirle como unas 4 veces que no funcionaba; nos cambió el GPS pero insistimos en que no era el GPS, si no el puto conector de mechero! Y el tío se iba, venía, desaparecía, pensábamos que se estaba escaqueando,hasta que pasadas 1 hora, apareció con otro coche, con llantas!!!!!!!!!!! Y funcionaba el mechero!

El hecho de ir a un país en desarrollo sin GPS es catalogado como ‘aventura total’. Las carreteras son pésimas, apenas hay señales y, las que hay, están escritas muchas de ellas en idioma local. Este país seguía esa tónica. Si no hubiéramos tenido GPS, nos hubiera costado HORAS encontrar Manaba; desde la mismísima salida del aeropuerto ya tenías que hacer la típica elección de ¿izquierda o derecha?. Sin GPS es como jugar a la lotería. No quisimos apostar, no sea que se nos llevara la mala suerte.

Tuvimos que subir un pequeño puerto de montaña para después ir descendiendo. ¿Por qué? Os preguntaréis. Pues por una sencilla razón: el Mar Muerto está situado a -400 metros sobre el nivel del mar.  Está por debajo del nivel del mar! Es el punto más bajo de la tierra donde el hombre se puede acercar con total normalidad (si catalogamos ‘normalidad’ el estar en esa zona, jeje). El puerto, montaña árida, sin vegetación, y conforme bajabas, ya ibas viendo a lo lejos el paisaje verde de árboles como olivos, y palmeras… Sí, palmeras… las mismas que en Elche… las que plantaron nuestros amigos árabes, hace cientos de años.

En lo alto del ‘puerto de montaña’, nos esperaba el primer control militar del viaje. Militares del ejército que habían montado un ‘puesto de vigilancia’ con su Hummer H1 equipado con metralleta y un soldado preparado para disparar si era necesario xD, y cientos de moscas pegadas a la chapa del vehículo (sin sentido ninguno). nos hicieron el típico chequeo de pasaportes y nos dejaron pasar. La nota curiosa del momento fue que uno de los que estaban allí,  no sabemos si militar o ciudadano, nos preguntó de donde era y al decirle ‘España’, esbozó una gran sonrisa y empezó a hablar español pero… con acento mexicano!!!!!!! USTEDES SOOOOOON ESPAÑOOOOOOOOLESSSSSSSSSSS …. QUE BUEEEEENO…!! ajjajajjajaj!! No había visto una mecla tan intercultural como un militar jordano con pinta de árabe 100% hablar español con acento mexicano! Momento bastante bizarro porque a su vez los otros militares nos presionaban para que nos fuéramos de ahí. No pudimos sacar fotos; si llega a saltar el flash nos tiran una ráfaga xD

Tras un rato conduciendo, por fin vemos algo. Un charco de proporciones descomunales, un lago gigante, no, un mar. El Mar Muerto. Nosotros, en territorio jordano, enfrente, Israel, en medio, un mar con la mayor concentración de sal en agua del mundo. La carretera llega hasta el mar y después continúa por su costado, acercándose o alejandose, dependiendo del desnivel y la zona por la que pasamos; vemos algunos resorts que ofrecen entrada con restaurante, y zona apta para entrar al mar muerto y bañarse. Supongo que ofrecerían duchas, porque también había otras zonas las cuales no tenían nada; zonas las cuales llegabas a la orilla (orilla de sal, nada de arena, qué os pensabais) aparcando el coche unos metros antes de la misma para darte un bañito.

Bajo la ventana y saco la mano, sorprendentemente el aire es más cálido, se nota que estamos a -400 metros debajo del nivel del mar (por cada 100 metros arriba o abajo, la temperatura sube/baja 0,7ºC) Al final iba a ser verdad eso que te podías bañar en cualquier época del año.

Nos detuvimos en algún sitio que otro, estábamos bastante emocionados buscando un lugar para bañarse sin tener que pagar por un resort y hacer ‘lo mismo’ que hacen todos los turistas; a saber cuánto te cobran en esos sitios, a nosotros nos gusta la aventurilla. Después de distraernos un rato en unas ruinas romanas, custodiadas por un viejo de unos 148 años (o más), decidimos seguir hacia delante y cuando viéramos alguna zona amplia, parar con el coche para descender.

Dicho y hecho, tras un ratito conduciendo, llegamos a una zona óptima; a lo lejos vemos un coche que ha podido acercarse lo suficiente a la orilla como para no tener que pegarte un pateo largo ni bajar el desnivel montañoso de la zona, el cual varía bastante. El calor apretaba, era casi mediodía, nos cambiamos a ropa de baño; esto no se hace todos los días, ¡había que bañarse en el Mar Muerto!

Y el día acompañó, yo creo que ‘ahí abajo’, llegamos a unos 20 grados, o más! Sumadle el sol, que caía con fuerza sobre nuestras cabezas… el día era agradable y perfecto para flotar.

Las primeras sensaciones fueron raras; empezando por el entorno; imaginaos todo petrificado y salado, la tierra/orilla que rodea el mar es marrón oscuro y conforme te acercas a la orilla se vuelve blanca para dar paso a una orilla de sal. Lo que fuera la arena, es sustituida por miles de bolitas de diferentes tamaños de sal, y una vez ya empiezas a meterte en el agua, la superficie y el fondo del mar es de sal. Sí, sal, ¡tooodo sal! verlo para creerlo!

El agua tiene un toque ‘aceitoso’, cuando sales de la misma, y te secas, es como quitarse una pequeña capa de aceite; aún así, la sal se queda pegada en tu cuerpo, y verás su efecto a la media hora, tras ‘secarte’, tu piel se convierte en blanca, no por nada, sino por toda la sal que se te ha quedado pegada después del bañito. Nadie se sale de rositas de un baño en el mar muerto.

A todos nosotros nos picaba alguna parte del cuerpo, y es que esa agua cura, cicatriza, o no se qué coño hace, y tampoco sé si es sano o no bañarse ahí, pero la gente lo hace y nadie se ha muerto (jojojjoojoj). Lo único que leímos es que no recomiendan meter la cabeza, y otros lo PROHÍBEN; si se te mete agua en el ojo, te quedas sin ver un largo rato, y más te vale que tengas agua a mano para aclarártelo. Y, cuenta  la leyenda, que si te metes un trago de esa agua, mueres, tal cual. Esto es una broma exagerada pero, adornemos el blog de ‘legendas’, que me gusta.

Son momentos que no se olvidan, el probar cosas nuevas y raras. De ver cómo una persona flota cual tabla de madera o corcho en el agua, y si intenta hundirse no puede; puedes quedarte de pie, tal cual, en medio del agua, sin tocar el fondo, que no te hundes. Puedes ponerte en posición ‘paracaidista’, que tampoco te vas a hundir. Es increíble, pero cierto, las leyes de la física están ahí y las puedes sentir; ¡¡¡flotas!!!

Tras “secarnos”, la sal iba apareciendo por nuestro cuerpo. Rumbo a Wadi Musa, soñábamos con encontrar algún sitio con ducha… si, ya lo digo yo. Ilusos. xDDD el GPS nos guió montaña arriba, pues Wadi Musa está a unos 1100 metros de altura aproximadamente, y conforme abandonábamos el mar muerto y alrededores, el frío comenzó a hacer presencia.

Paramos en lo alto de una montaña, para deleitarnos con las vistas, pero sobretodo me quedé sorprendido del silencio. El silencio sepulcral de aquel entorno, ni un ruido, el vacío, la nada. Sólo nuestros pasos, voces, o algún coche que pasaba, nada más. Era un sitio con ruido CERO. No puedo expresar con palabras lo que es, tenéis que sentirlo. Cuando chillabas, el eco hacía acto de presencia.

Era día santo, apenas habían cosas abiertas; ese día se lo toman bastante a pecho en las zonas rurales y pueblecitos, y teníamos un hambre del copón. Por suerte un viejo nos indicó la dirección de un ‘bar/restaurante’, abierto al aire libre sin calefacción y con un frío que te cagas, donde preparaban un Shawarma casi tan bueno como el del primer día… qué leches, estaba igual de bueno, o más! Aquí en Jordania el shawarma es increíblemente delicioso. Hecho a la brasa, es auténtico. Como de costumbre, no habían cubiertos.

Antonio, resfriado, pero como si no le pasara nada, seguía conduciendo sin problema ninguno, con esa tranquilidad que le caracteriza. Yo hacia de copiloto, indicando absurdamente los kilómetros que faltaban para llegar a nuestro destino; qué complicado es decir cada 5 minutos (faltan X kilómetros para girar a la derecha), en una ruta de unos 50 kms o más. JJAJJJAJ, más bien lo hacía para que no se durmiera… ¡por si acaso!

Llegados a Wadi Musa, encontramos el hotel, muy acogedor pero a la vez cutre de la ostia. El suelo de moqueta con pelos de 5 centímetros de largo.  Las camas, más duras que el cemento armado. Y para el aseo, podría hacer un artículo propio, porque en mi vida había visto un aseo tan jodidamente mal hecho. Resulta que el grifo estaría a unos 50 centímetros de altura sobre el lavabo, y cuando te lavabas las manos, parecía que las ponías bajo una cascada y salpicaba todo. Sumadle que, las dimensiones del lavabo eran más pequeñas que una caja de zapatos de la talla 36, así que cuando te lavabas los dientes e ibas a enjuagarte, ponías la boca bajo el hilo de agua y … tachaaaaaannn, el agua salía toooooooda fuera!!!!! jajajaajj el aseo parecía un lago! de la cantidad de agua que había por el suelo!. La ducha… no tenía término medio. O te quemabas o te congelabas; Javi se puso malo al INSTANTE, conforme acabó de ducharse!

Esa noche salimos, para ver un poco el pueblo y cenar, tenía hambre de shawarma, de nuevo. Y es que muchos locales están con las brasas en la calle y joder… uno no puede resistirse ante semejante olor de carne a la brasa!!! Es más, estoy escribiendo esto y me está entrando un hambre tan sólo de recordarlo… madre mía!!

Acabamos de cenar y nos fuimos a un bar de shisha; típico bareto de pueblo, pero sin alcohol. Té, shisha, jordanos jugando a las cartas y nosotros, fumando shisha auténtica. Aquella noche me encontré un guiri que me explicó el por qué la shisha es menos perjudicial que el tabaco (cosa que mis compis de viaje me decían que NO, pero yo creo al guiri borracho del hotel que me comió la bola); este tema lo explayaré más adelante.

Tocaba dormir ya… Fue un largo día y al día siguiente nos esperaba un buen palizón: Petra, la ciudad eterna. Y el objetivo: verla en un solo día. Como de costumbre os dejo enlace a los álbumes tanto mío como de Javi, él tiene una cámara mejor, así que salen más bonitas las fotos jejjejejejje. Un saludo a todos/as!.

 

2011-11-25 Jordania Javipromo Mar Muerto
2011-11-25 Jordania – Mar Muerto
2011-11-25 Jordania – Primera noche Wadi Musa
Anuncios

Un pensamiento en “Jordania: tan parecido y a la vez tan diferente (II) Mar muerto

  1. Mu guapa la crónica de la aventurilla Mol!!! a ver si continuas así que tienes mucho arte para narrar lo sucedido 🙂

    un abrazo desde España muyayo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s