La playa, un tesoro

El agua es el componente principal de los seres vivos ya que constituye el 65 del peso corporal. El cuerpo humano también está formado, en su mayor parte alrededor de un 65 y un 70 por ciento en los adultos-, por agua.De esta agua, más de la mitad se encuentra en el interior de las células: es la que llamamos agua intracelular. El resto, el agua extracelular, es la que circula por la sangre y baña los tejidos. El contenido más bajo en agua corresponde al tejido adiposo, las grasas, con sólo un 10 por ciento. El resto de tejidos del cuerpo contienen una media de un 73 por ciento. Los dos líquidos de nuestro cuerpo que más agua contienen son el plasma, la parte líquida de la sangre, y la orina, el principal líquido de desecho.

Tal vez sea por eso, que a la mayoría de las personas les guste estar en contacto con el agua, en diferentes medios. Unos, son de piscina, otros de playa; entre ellos podrán discutir mil sandeces acerca de qué medio es mejor para chapotear y pasar el rato refrescándose; pero espero  que sepan que, aunque discutan, ambos están de acuerdo en una cosa: que les encanta el agua.

Me encanta la playa, soy un fan acérrimo. Un fanboy, un ‘colgao’ de la playa. Se puede poner el sol y aún así, ahí seguiremos, mis amigos y yo, en la playa. Tumbados, jugando al voley, charlando o mirando al mar. Pasando el tiempo en un medio donde aún uno se puede sentir en total libertad, como nuestros antepasados (eso mientras no mires a la urbanización que tienes detrás xD).

En referencia al último comentario, si bien es cierto que la construcción del último siglo ha terminado con las playas libres o salves, pocas de ellas quedan pero, el momento de mirar hacia el mar, sentir la lbrisa, observar la lejanía y mirar hacia el horizonte, sin nada más delante que agua; esa sensación tan placentera y relajante. Llevamos haciéndolo miles de años y muchos aún seguimos haciéndolo. Nos sentimos bien, nos sentimos agusto. Por todo lo mencionado antes y por mucho más, para mi, la playa es un tesoro. Sea Malibú o Santa Pola.

No quise perder la oportunidad de visitar Santa Pola, un pueblo costero cerca de Elche, aproximadamente a unos 12 kilómetros. Lo que ha sido para mi la playa de mis orígenes, donde mis padres me han educado y me han enseñado a convivir con el mar.

Santa Pola es un pueblo que en verano aumenta por 10 su población, se llena sobretodo de madrileños, vascos y demás gente de toda España. Pagan por estar en la playa de 15 días a un mes. Los más afortunados se pasan todo el verano. Como la mayoría de ilicitanos, pasábamos el verano allí. Mis veranos, entre rocas, arena y olas, creo, hicieron que me guste a día de hoy tanto la playa.

Y me da completamente igual que la gente diga que si Santa Pola es una mierda, o que si está llenísimo de gente y da asco ir, que si el agua está sucia, que si bla bla bla…. por favooooor….!!!!!!!!!! ¿Acaso no lo veis? Estáis en un entorno donde la gente paga por pasar apenas 1 mes al año!!! Un entorno donde aún puedes sentirte un ser humano de verdad y no un ser humano machacado por esta sociedad capitalista del siglo XXI. En contacto con el medio natural, pasando el rato, refrescándose, buceando, pescando,… Todos  sabemos que hay playas mejores y peores, pero en este caso, reduzco a mínimos mis exigencias; pues aún en esta época tan cambiante y acelerada; ir a la playa para desconectar, relajarse, o lo que sea, no tiene precio.

Cuando volváis de nuevo a la playa, si queréis, echad un ojo a vuestro alrededor. OJO! no digo que miréis el culo de ellas o los bíceps de ellos; si no que os fijéis en la actitud de la gente. Muchos, estarán relajados, tomando el sol, disfrutando. De eso es de lo que se trata, de disfrutar el momento, estés donde estés.

Lamentáblemente, por muy bien que salga en las fotos (modestia aparte, jijujijujijujjiju), ese día estaba acatarrado; no sé si por las vacunas que me puse el día anterior o por el cambio de clima de Madrid a Santa Pola. Y como estaba acatarrado, no pude bañarme 😦 No me despedí de ella, pero le dije un hasta luego.

Fui con mi chófer de esa semana, digoooooo con mi amigo Daniel, a pasar la tarde allí. Charlamos un rato, eché una siesta, dimos una vuelta, recordamos viejos tiempos y ambos sabemos que volveremos allí, tarde o temprano. Aunque esté a 6000 kms de distancia.

Y si no vuelvo a esa playa, por el motivo que sea, me bañaré en otra, y lo pasaré en grande. Porque, como bien dije antes, da igual dónde y cómo estés, lo que importa es que estés disfrutando, y se que otras playas (a excepción de aquellas que por motivos de seguridad no puedes bañarte pues albergan medusas mortales o tiburones del tamaño de una Limousine) me darán lo mismo.

A continuación pongo el álbum completo de fotos de aquel día en Santa Pola. Hoy me he sentido inspirado. Hoy 14 de octubre, conseguí mi primer baño en Jumeira Beach Resort (o Residence?), alias JBR, y vaya si me gustó… no os preocupéis, tengo fotos y volveré por aquí de nuevo.

2011-09-27 despedida stpola

Un abrazo a todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s